Si nos preguntaran cuál es nuestro lugar en el mundo, probablemente contestaríamos al unísono y sin dudarlo: ¡San Martín de los Andes! Si planean un paseo por este lugar maravilloso de la Patagonia argentina y no tienen pensado ir en auto, seguramente querrán tener a mano algunas recomendaciones. No teman, claro que es posible viajar sin coche, a continuación algunas pistas para realizar caminatas sencillas y muy bonitas por el parque nacional Lanín.

volcán lanin desde el avión, san martín de los andes sin auto
El viaje comienza desde la ventanilla del avión.
El volcán Lanín nos da la bienvenida a San Martín de los Andes.

Mirador Bandurrias

Una clásica caminata en San Martín de los Andes: es la joya del día de llegada. Si vuelan hasta San Martín desde otro lugar de Argentina y llegan a la mañana, tendrán energía para un sencillo y bonito paseo que culmina en menos de una hora en este hermoso mirador. Si el camino hasta la ciudad fue muy largo, bastará recomponerse e iniciar esta caminata al día siguiente. Es perfecta para realizar en cualquier época del año, recomendamos un día despejado para poder apreciar las vistas.

mirador bandurrias, san martín de los andes
La calma del mirador

El sendero comienza en la tranquera donde ingresamos a las tierras de la comunidad mapuche (ver mapa). Hay dos caminos señalizados, cualquiera de ellos es de dificultad sencilla, aunque recomendamos el más ancho y elevado para ir y el más frondoso y sinuoso para volver. El bosque se va abriendo para dar lugar a unas vistas maravillosas del lago y la ciudad.

A los 1,5 km se llega a la casilla de cobro, donde en temporada alta se venden alimentos y se puede acceder al baño. A partir de ahí se sigue un sendero hacia la izquierda que nos llevará al mirador. Recomendamos llevar consigo una vianda para quedarse un rato en las rocas elevadas y disfrutar la preciosa vista del Lago Lácar, que desde la playa de San Martín de los Andes parece ser pequeño (ya que está enmarcado por los cerros). Aquí podemos verlo en toda su inmensidad y apreciar la ruta de los siete lagos, el cerro Abanico y las playas de Quila Quina a lo lejos.

La islita

Siguiendo el mismo sendero de la caminata hacia el mirador también se llega a otro imperdible de San Martín de los Andes: la islita. Puede hacerse el mismo día que la anterior, ya que sólo tomará menos de una hora más, o puede realizarse en otro momento. El camino es tan hermoso, que no se cansarán de volver a recorrerlo.

paseo islita bandurrias san martin de los andes

Siguiendo entonces el sendero hasta a la casilla de cobro, en lugar de dirigirse hacia la izquierda para el mirador, hay que tomar el camino hacia la derecha. En esta parte del bosque se encontrarán con un silencio envolvente. Las casas de los habitantes, la escuela, una canchita de futbol y algún rebaño de ovejas serán la vista y compañía privilegiada de esta parte del recorrido. Al llegar al desnivel que baja hacia la playa, encontrarán unas mesas para picnic.

Descendiendo un poco más, verán a lo lejos la isla que da nombre al lugar. La playa es ideal para un picnic en familia o simplemente para ir en soledad, llevar un libro y descansar. En verano, quienes no teman al agua fría, pueden nadar unos metros hasta llegar a la isla rocosa.

Tenemos más datos sobre esta playita hermosa y otros lugares en la guía: Nuestros lugares favoritos junto al lago Lácar – Nonthué 🌲

Mirador Arrayanes

Otra caminata sencilla desde el centro de la ciudad es la que sube hasta el mirador Arrayanes. Este paseo es ideal para hacer en cualquier momento y estación del año. Lo hemos recorrido con calor y con lluvia, de día y al atardecer, y nunca dejó de fascinarnos. El camino es de ruta y por lo tanto muy sencillo aunque empinado, se suben alrededor de 250 metros. Desde la Av Costanera, mirando nuevamente al lago deberán dirigirse hacia la izquierda y caminar aproximadamente 5 km (en total). Al terminar la costanera, la ruta se divide en dos: la de los siete lagos a la derecha y una calle hacia la izquierda, por esta última hay que comenzar la subida. A pesar de que no es un camino muy transitado, recomendamos ir siempre con atención a los vehículos, muy especialmente si el regreso lo hacen de noche, ya que no está iluminado.

Desde el comienzo de la subida las vistas a la ciudad son preciosas. Luego de unos quince minutos se encontrarán con el polémico y aún parcialmente abandonado Hotel Sol. La calle hace una curva hacia la derecha y la ruta se transforma en una calle de ripio. A subir con paciencia, porque viene el tramo de mayor esfuerzo. Allí se sube un rato hasta encontrar el mirador. Sus vistas de la ciudad y del lago les dejará sin aliento.

paseo mirador arrayan: cerro lago lacar san martin de los andes
La vista desde el mirador un día de sol, con el cerro y su forma de dinosaurio en todo su esplendor.
caminata al mirador arrayan san martin de los andes con lluvia
Desde el mirador un día de lluvia, nada nos impidió sentarnos a tomar unos mates mientras veíamos las nubes bajar sobre la ciudad.

Atardecer en la Casa de té Arrayán

Para quienes se animen a continuar la caminata anterior, tendrán una recompensa: una de las vistas más bonitas del lago Lácar y las montañas. En unos quince minutos más se llega a la Casa de Té y Hostería Arrayán. Si el presupuesto se los permite recomendamos probar alguno de sus tés especiales, son deliciosos. Nuestros preferidos: el Renée y el Angélica. En caso de ir en grupo, podrán probar la torre de tres pisos y tener una experiencia de repostería muy inglesa. Si es verano, las mesitas de la terraza son ideales; si está fresco podrán sentarse dentro, la casa de té es acogedora y la vista es deslumbrante. Recomendamos llamar antes de ir, ya que no siempre está abierto. Quienes no viajen con un presupuesto que les permita hacer esta inversión, no se queden afuera. Subir hasta allí y quedarse en el pasto disfrutando de la vista es también un paseo imperdible, lo hemos hecho en más de una oportunidad y lo seguiremos repitiendo.

Paseo: Casa de té Arrayán, atardecer en San Martín de los Andes

La casa tiene historia, una historia de mujeres: En 1936 llegó a estas tierras la joven inglesa Renée Dickinson, allí se instaló y comenzó la construcción de su hogar. La aventurera llegó a sus 26 años, dejando su carrera de modelo y actriz para cumplir su sueño de vivir en este paraíso y dedicarse al turismo. Logró comprar el terreno a Parques Nacionales y la construcción demoró tan sólo un año, a pesar de que no había ni caminos para llegar hasta allí. La casona de troncos fue declarada patrimonio histórico y arquitectónico pero lamentablemente Renée murió joven y sus cenizas fueron esparcidas en este lugar tan especial. Después de la Segunda Guerra, el hermano de Renée y su esposa se hicieron cargo de la casa, que convirtieron en hostería para pescadores. Entre los años ’80 y el 2000, su hija Janet se haría cargo del lugar, convirtiéndolo en la casa de té que conocemos hoy. Gracias a ella, el sueño de Renée sigue vigente. Hace pocos años, Janet vendió el emprendimiento a sus nuevos dueños y se dedicó a su otra pasión: la escritura. En la casa de té se conservan diarios de época e información sobre la historia del lugar.

La palabra Arrayán en mapuche quiere decir: lugar donde caen los últimos rayos del sol.

Casa de té arrayán san martín de los andes
Así luce la casa de té hoy en día. Esta foto fue tomada al calor de un día de pleno invierno

Quila Quina: paseo a pie y en ferry

A media hora en barquito desde la playa del Lácar en San Martín de los Andes, se encuentra Quila Quina. Éste es un paseo ideal para hacer durante todo el día. Recomendamos llevar una vianda y tomar el ferry de ida de las 11 am y regresar en el último, que suele ser a las 17:30 hs. Todos los horarios y tarifas los encuentran en el embarcadero.

paseo en ferry a quila quina desde san martín de los andes
Paseo por el Lácar, en el ferry que nos llevó hasta Quila Quina

El paseo en ferry es precioso, vamos atravesando el lago en una pequeña embarcación, disfrutando del color azul del agua y los cerros que parecen envolvernos. Una vez arribados al muelle de Quila Quina, si es temporada alta les recomendamos recorrer la zona en busca de los puestos de artesanos, donde podrán conseguir productos locales y pedir recomendaciones acerca de qué lugares visitar. Si consideran que quieren tener un día tranquilo, pueden pasear a pie por la playa hasta encontrar un lugar cómodo para sentarse a apreciar la vista o llegar hasta El Cipresal. Es una playa ideal para ir con niñas y niños pequeños, a disfrutar de un día de sol en la arena. Si el plan es ir en busca de bosque y un poco de aventura, pueden realizar una caminata muy sencilla hasta las cascadas de Quila Quina.

Quila Quina caminata hasta San Martín de los Andes, sin auto

Adentrándonos en tierras de la comunidad mapuche Curruhuinca, y siguiendo la señalización que nos dirige a las cascadas, en menos de un kilómetro y medio y con una subida menor a 50 metros se llega a un paraíso natural. Ideal para relajarse escuchando el sonido del agua caer. Subiendo hasta el mirador, y si les gusta mucho caminar y buscan una experiencia más intensa, se puede regresar a pie hasta la ciudad (son 16 km, algo menos de 4 horas). Desde mapa cósmico hicimos la prueba. Paseamos alrededor de 14 km, el camino es precioso y relajado. En los últimos kilómetros ya nos adentramos en la ruta y, como estábamos comenzando a cansarnos y había mucho ruido de vehículos, decimos hacer el último tramo a dedo (autostop). La gente local es muy simpática y no dudarán en hacerles un lugar en su auto.

Caminata sencilla: Laguna Rosales

Otro paseo que puede hacerse desde San Martín de los Andes es la Laguna Rosales. Tomando el colectivo 5 desde la terminal de San Martín, harán un recorrido que en menos de una hora los acercará hasta un sendero muy pacífico. Les recomendamos acercarse a la terminal de buses para consultar los horarios de colectivo y, una vez que se suben al mismo, aclararle al chofer que bajan en Laguna Rosales, de este modo les avisarán cuando estén llegando. Una vez abajo del bus, deberán cruzar una tranquera que da inicio al sendero. La apacible caminata llega en 3 km hasta la gran laguna, es ideal para un paseo relajado con mates de por medio. Bordeándola por el mismo sendero y siguiendo hacia delante y siempre derecho, regresarán a San Martín de los Andes. Recomendamos, como siempre, descargarse de antemano la app maps.me que nunca falla, incluso cuando no tenemos señal en el teléfono.

Caminata Laguna Rosales hasta San Martín de los Andes

Playa Catritre

Para acceder a Catritre tomamos a pie la famosa ruta de los 7 lagos, que tiene un espacio reservado para peatones. Por allí verán que mucha gente sale a trotar y otra estaciona el auto para ver el atardecer. En mapa cósmico (casi) siempre elegimos caminar e ir apreciando muy de a poco el paisaje. En esta ruta vamos descubriendo de a poco el lago detrás del cerro Bandurrias y en poco más de una hora llegamos a una pendiente. La señalización indica que al bajar llegaremos a Playa Catritre, ideal para pasar una tarde de sol. Aquí hay un camping, si están buscando hospedaje durante la temporada estival puede ser una buena opción.

Además, al costado de la ruta se encuentra el exclusivo Wine Bar Paihuén, si sienten que el atardecer después de la caminata es su momento ideal para disfrutar de la bajada del sol con un vino, no duden en pasar a visitarlo.


Mapa

Si realizan alguna de estas caminatas, ¡no duden en etiquetarnos en sus fotos en redes sociales y contarnos cómo les fue!

10 comentarios en “San Martín de los Andes sin auto: paseos y caminatas”

  1. Gracias genixs cósmicxs!!!
    Me voy en enero a San Martin – Pucon – Bariloche! Sin auto (-:
    Quiero mais datas, aunque con estas me voy feliz!
    Feliz año <3

    1. Prometemos más datas, atenti. ¿Después nos contás cuál fue tu lugar preferido? 🙂
      A disfrutar de esa hermosa ciudad y sus alrededores.
      ¡Felices vacaciones!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.