Hay muchas maneras diferentes de viajar y hospedarse en Europa, a continuación recopilamos las que nos resultan más convenientes para quienes están buscando viajar lo más barato posible sin necesidad de quedarse en lugares horrendos. ¿Es eso posible? ¡Claro que sí! Hoy en día existen muchas web online tanto para buscar hoteles como departamentos o lo que más se ajuste al estilo de viaje que quieran hacer. En este artículo iremos de más caro a más barato. Abróchense los cinturones: Hostels, departamentos, posadas, campings, cabañas y más tips para disfrutar de Europa sin endeudarse de por vida. Elijan en el índice e inicien su aventura cósmica:

  1. Hoteles: el hospedaje más clásico
  2. Departamentos: alojamientos con comodidad e intimidad asegurada
  3. Habitaciones en departamentos compartidos con locales
  4. Hostales: alojamiento compartido para almas jóvenes
  5. Cabañas y campings: nuestra opción preferida para el verano
  6. Voluntariados: alojamiento a cambio de trabajo
  7. Hospitalidad y redes de viajerxs: dormir en el sofá de locales
  8. HouseSitting: cuidar casas o animales

Hoteles: el hospedaje más clásico

Para quienes aún no deseen pegar el salto a hospedajes menos tradicionales, siempre es posible encontrar hoteles no-tan-caros. Una de las claves para lograrlo es viajar fuera de temporada. Para quienes viajamos desde el hemisferio sur, las vacaciones de verano suelen coincidir con la temporada (baja) de invierno en las ciudades más clásicas europeas. En estos momentos podrán encontrar habitaciones por €50/€60 la noche. Por supuesto siempre depende del lugar a dónde vayan. Es mucho más caro hospedarse en Barcelona que en Madrid, en París que en Marsella, Múnich es más caro que Berlín, todas esas ciudades son más caras que Budapest, y así podríamos seguir la lista. Una vez que deciden a qué ciudad ir comienza la búsqueda.

Nuestro buscador preferido a la hora de encontrar hoteles es booking.com. Booking da la opción de reservar sin pagar (muy convieniente hoy en día para quienes viajan desde Argentina y tienen sus ahorros en dólares, ya que luego pueden pagar en efectivo directamente en el alojamiento y ahorrarse el impuesto del 30%). Incluso pueden reservar pudiendo cancelar sin recargo. Además, si se hacen una cuenta, pueden descargarse la app y pedirle a la web que les avise cuando los alojamientos bajan de precio. Si hacen una reserva con cancelación gratuita y luego encuentran un alojamiento más barato, pueden cancelar uno y reservar el otro.

Si bien no solemos hospedarnos en hoteles porque no es la experiencia que más disfrutamos, hemos estado viajando por España en octubre de 2019 y muchas veces fue conveniente quedarnos en hoteles reservando por Booking a último momento. Como habíamos rentado auto e íbamos decidiendo algunos itinerarios sobre la marcha, necesitábamos a veces parar a dormir solamente por una noche en alguna ciudad. Nos sorprendió encontrar en Pamplona o León, por ejemplo, hoteles 4 estrellas por €40 o €50.

¿Planeas un road trip por Europa?
¡Lee nuestro artículo sobre todo lo que tienes que saber para alquilar un coche!

Vista a la montaña, alojamiento barato en Europa
La vista desde Casa Feixas, un Hotel en medio del Pirineo Aragonés. Nos hospedamos ahí por cinco noches, estábamos viajando sin reservas por España y lo encontramos la noche anterior gracias a una oferta de booking.com

Departamentos: alojamientos con comodidad e intimidad asegurada

Algo que nos gusta mucho es poder tener un amplio espacio donde desarmar nuestras valijas o mochilas y sentirnos en casa por unos días. Por eso, muchas veces, elegimos quedarnos en apartamentos. Además disfrutamos especialmente de cocinar lo que nos gusta y de ese modo reducimos mucho el presupuesto que destinamos a gastronomía.

Algunas recomendaciones y links útiles para aprender a armar un presupuesto de viaje

Hospedarse en departamento, además, suele ser una opción más económica que quedarse en hoteles. Es especialmente conveniente si se viaja de a dos o más personas. Como si todo esto fuera poco, tiene otra ventaja: total intimidad. No se comparten las paredes finas de hotel con otras parejas y si viajan con amigas, amigos o familia también es ideal porque se pueden encontrar grandes apartamentos con varias camas. Hemos llegado a conseguir casas enteras por menos de €40 la noche con espacio para tres, cuatro y hasta cinco personas.

Para conseguir departamentos enteros utilizamos dos plataformas. Primero: la ya conocidísima Airbnb, que utilizamos desde 2013. Allí encontramos los departamentos más bonitos y el mejor diseño de app, que permite buscar con un mapa, filtrar por precio, cantidad de habitaciones, preferencia de horario de llegada o salida, etc. Es realmente una web muy buena y completa. Allí encuentran departamentos de gente que se va de vacaciones y pone en alquiler su casa, o en algunos casos hospedajes que sirven solamente como tales, es decir donde nadie vive sino que han sido confeccionados como apartamentos de alquiler temporario.

Algo muy positivo de la web es que les permite ponerse en contacto con los anfitriones antes de reservar. Esto es genial ya que pueden pedirles un descuento u oferta especial por quedarse una determinada cantidad de días o contarles el tipo de viaje que están haciendo. Más de una vez nos han rebajado el precio de la estadía gracias a la posibilidad de conversar un poco de antemano. En una oportunidad, por ejemplo, cuidamos a los gatos de los dueños del departamento (que se iban de vacaciones) y nos hicieron una rebaja muy importante. En otros casos nos comunicamos con gente a la que le gustaba nuestra historia de viaje y nos hicieron un descuento. Cuando nos quedamos más de una o dos semanas en el mismo lugar es muy simple conseguir una rebaja. Por otro lado, es muy útil guiarse por los comentarios de viajeras y viajeros que se han hospedado en esos apartamentos anteriormente. Cada host tiene una cuenta con reseñas y puntuaciones que va dejando la gente que ya se ha hospedado allí. Es entonces una gran comunidad donde entre todxs ayudamos a mejorar el servicio que ofrece cada apartamento o al menos advertir a los próximxs huéspedes acerca del estado del mismo.

Pero, ¿es seguro? Claro que sí. Obviamente se puede tener una mala experiencia en Airbnb pero también puede suceder en un hotel o mismo con algún vecino molesto al lado de su casa. En el caso de Airbnb, los comentarios y reseñas que deja la gente ayudan a agregar una cuota de «seguridad» para quienes temen y desconfían. Cuantas más reseñas tiene el apartamento más «veracidad» le suma al perfil. Pero ojo, hemos tenido una experiencia hermosa siendo los primeros huéspedes en un departamento en Nápoles. Como el alojamiento aún no tenía ninguna reseña, tampoco tenía muchas pretensiones con respecto al precio, con lo cual tuvimos mucha suerte y reservamos confiando en nuestros hosts, que terminaron siendo una maravilla e hicieron todo lo posible para que sus primeros huéspedes tuvieran la mejor experiencia posible.

La desventaja de Airbnb es la gran comisión que cobra la aplicación, y que eleva bastante el precio por noche. No sólo eso, esto eleva el precio de la propiedad en general y en ciudades como París o Barcelona resulta cada vez más costoso encontrar una vivienda. Es por esto que verán muchas pintadas en contra de Airbnb, especialmente en barrios como el Raval en la capital catalana.

En segundo lugar, utilizamos booking.com, que recientemente incorporó apartamentos a su oferta de hospedaje. Hemos encontrado muy buenos precios en ciudades y pueblos europeos no tan tradicionales. Además, Booking es la única plataforma que en algunos casos permite reservar sin necesidad de pagar de antemano y ofrece la posibilidad de realizar cancelaciones sin recargos. ¡Super recomendable!

alojamiento barato: departamento en montenegro, europa
Cama overload: alquilamos un departamento en un pueblo de montaña de Montenegro, fuera de temporada. No sólo era barato, estaba perfectamente ubicado y grande (con una cocina y un estar con sillones y un baño muy completo), además tenía una habitación con tres camas matrimoniales. Y sí, se ven comodísimas porque eran geniales.
¡Éramos sólo dos, si hubiéramos viajado en grupo habría sido incluso más barato!

Dato: SIEMPRE chequeen en la descripción que incluya lo que necesitan, por más obvio que suene, muchas veces los alojamientos no cuentan con wifi o por ejemplo con cocina. Si viajan en auto, consulten antes si hay estacionamiento incluido o si es fácil aparcar en la calle. Nunca dejen de consultar si algo en el anuncio no les queda claro. Por lo general los anfitriones hablan más de un idioma y si no entienden algo siempre pueden ayudarse con algún traductor.

Early 2020: ¡reservas con descuento de enero a marzo!
La magia de viajar y planificar fuera de temporada

Habitaciones en departamentos compartidos con locales

Siguiendo con la línea de alquiler de departamento que comentamos en el punto anterior, hay una manera un poco más accesible de hospedarse en apartamentos: alquilar por habitación y compartir con la gente que allí vive. Utilizamos muchísimo esta opción y siempre hemos tenido muy buenas experiencias. Es una linda oportunidad para conocer la vida «real» de quienes allí viven. No son alojamientos pensados únicamente para el turismo, sino que la gente abre las puertas de su casa cuando tienen una habitación de más. En general, se tiene acceso a la cocina y a veces hasta se cuenta con un baño privado o directamente con una especie de mini-departamento separado de la casa principal.

Desde mapa cósmico utilizamos Airbnb pero también pueden encontrar pensiones que rentan habitaciones. Salgan a buscar, ¡google es su buscador amigo!

Alojamiento compartido barato en Europa

Hostels: alojamiento compartido para almas jóvenes

Claro que no hace falta tener 20 años para hospedarse en un hostal, pero sí se requiere un alma joven y abierta a conocer gente, compartir habitación y a veces verse envueltxs en medio de una fiesta. Durante muuuchos años nos hemos hospedado en hostales y hemos tenido experiencias de todo tipo: geniales, buenas, medianas, mediocres, olvidables.

Empecemos por lo bueno: suelen ser la opción más barata de alquiler de habitaciones en las grandes ciudades. Los precios por cama arrancan en €10 (dependiendo de la ciudad de la época) y si viajan en grupo a veces pueden completar una habitación, lo cual les da la misma intimidad que un hotel o un departamento. Las opciones de habitación son múltiples, en algunos hostales se pueden encontrar habitaciones privadas, habitaciones de 2, 4, 6, 8, 12 personas. Hemos llegado a dormir en un hostel con 32 camas por habitación, sí: treinta-y-dos personas roncando al unísono. Pero también en habitaciones con todas o casi todas las camas vacías. En casi todos los casos hay opciones para elegir entre cuartos mixtos o sólo de varones o sólo de mujeres. En general se puede elegir con baño privado (dentro de la habitación y compartido solamente con las personas de la misma) o baños en espacios en común, compartido con todas las habitaciones del piso, que son un poco más baratas. Algunos ofrecen desayuno incluido en el precio, otros no. Nunca olviden leer la letra chica.

Hostel en Amsterdam, Europa. Alojamiento barato

La foto es de un hostal buenísimo en Amsterdam, con baño privado e incluso dos camas (en ese altillo) separadas del resto de la habitación.

El mejor lugar para reservar hostels fue, es y será Hostelworld. Allí encontrarán buenos precios, buenas referencias y comentarios, fotos y la posibilidad de cancelar la reserva por anticipado en el caso de que cambien de opinión. Su buscador permite filtrar por ciudad, fecha, cantidad de huéspedes, tipo de habitación, tipo de pago (tarjetas, paypal), etc.

Por otro lado, los hostales son lugares geniales para conocer gente. Si viajan solxs y buscan una buena charla, probablemente la encuentran con algún otrx viajerx en la misma habitación o en el bar o desayunador del hostal. Muchos organizan fiestas, noches de juegos e incluso excursiones o tours. Con un poco de suerte, se arma una linda comunidad.

No siempre son geniales las experiencias, puede tocar un hostal sucio, otro con gente que ronca, alguno sin lugar para guardar la mochila bajo llave, sin las sábanas incluidas en el precio, hostels demasiado calurosos o sin calefacción en invierno, otros demasiado fiesteros justo cuando buscan un poco de calma o al revés, alguno medio vacío justo cuando buscan un poco de joda.

A la hora de encontrar un lugar que se adapte a lo que buscan, lo mejor es tener en cuenta el tipo de viaje que tienen en mente y consultar los comentarios de la gente e intentar captar «la onda» del lugar. No es lo mismo ir a una cadena que a un hostel pequeño. Tampoco es lo mismo ir a una habitación de 12 que a una de 4 personas. ¡Chusmeen las webs y se convertirán en expertas y expertos en el tema!

Cabañas y campings: nuestra opción preferida para el verano

Si viajan a Europa en verano boreal se encontrarán con unos precios desorbitantes. Para evitar las multitudes y los precios de locura, lo mejor es viajar justo antes de que comience la temporada o justo cuando termina (fines de mayo/comienzos de junio o fines de septiembre/comienzos de octubre). En esa época el clima es ideal y los precios suelen ser los de temporada media o baja. Si lo que buscan es una experiencia full-verano-fulljoda-gente-locura pero no quieren gastar una fortuna, los campings son una salvación.

En nuestro caso, intentamos viajar fuera de temporada para no sentirnos atrapados en la marea de turistas, y si vamos a lugares con naturaleza disfrutamos muchísimo de quedarnos alejados del ruido. Por eso elegimos los campings. En Europa hemos tenido muy buenas experiencias de alojamiento en cabañas de campings tanto en Portugal como en España. Nos hemos quedado en una cabañita de madera con baño y ducha privada, cocina, espacio con sillas y mesa afuera, estacionamiento, piscina y bar con restorán, todo incluido por €40 la noche. Éramos dos pero era una cabaña de 4, con lo cual el precio por noche es muy conveniente. También pueden viajar con carpa y conseguir parcelas muy económicas.

Por lo general googleamos: camping+ciudad o nombre de la playa a la que queremos ir y ahí decidimos. Si quieren tener todo ordenadito, utilicen booking.com.

Alojamiento barato para viajar por Europa en verano: Camping Cabaña Portugal
Cabaña en el camping de Portugal, rodeada de árboles y con bajada a la playa
Alojamiento barato para viajar por Europa en verano: Camping Cabaña cerca de Barcelona
Comodidades del camping de Calella, en Catalunya

Voluntariados: Alojamiento a cambio de trabajo

Si viajan despacito y sus pretensiones no son de hacer el clásico eurotrip, esta puede ser una muy buena opción para ustedes. Hasta ahora hemos tenido dos muy buenas experiencias de trabajo a cambio de alojamiento, ambas en Francia. La primera en un Bed&breakfast muy cerca de Carcassonne, la ciudad medieval. La segunda en un lugar muy especial en medio de los Pirineos Orientales, pasamos tres semanas en un retiro budista tibetano ayudando a plantar árboles, cocinar para un evento y hasta hacer planos para la remodelación de unas casas. Ya escribiremos un artículo especial dedicado a estas experiencias. Por ahora, les explicaremos cómo funciona.

A través de webs como Woof, Worldpackers y Workaway, pueden encontrar lugares que los alojen sin necesidad de pagar. Ofrecerán ustedes a cambio algunas horas de su tiempo para realizar diferentes tipos de trabajos. Hay muchísimas ofertas, muy diferentes y algunas varían con la época del año. En zonas rurales encontrarán granjas o huertas que ofrecen alojamiento a cambio de algunas horas al día de ayudar, por ejemplo, con jardinería. También hay muchos hoteles en construcción o remodelación donde buscan gente para dar una mano pintando o haciendo trabajos manuales como arreglos, a cambio de alojamiento que muchas veces es en los hoteles, que suelen ser muy cómodos. Por otro lado, pueden encontrar familias que buscan intercambio de idiomas o ayuda para cuidar a sus niñas y niños. En las grandes ciudades, muchos hostels ofrecen alojamiento a cambio de algunas horas ayudando en recepción o con el sitio web.

Por lo general las horas de trabajo varían entre tres y cinco diarias, cinco veces por semana, e incluyen las comidas. Es decir: en algunos lugares se podrán hospedar sin gastar un sólo euro en toda su estadía, y en su tiempo libre pueden aprovechar para turistear. Algunxs además ofrecen remuneración. Por lo general las experiencias son muy enriquecedoras, tanto a nivel cultural como personal. Se pueden encontrar realizando cosas que les gustan mucho o cosas que ni sabían que podían hacer. Y todo esto conociendo gente de todas partes del mundo.

¿Por dónde empezar? Eligiendo una de las páginas y haciéndose un buen perfil. Elijan una sola, porque hay que abonar una suscripción anual. En mapa cósmico usamos Workaway porque es la más económica para viajar de a dos (hemos pagado €40 por todo el año, lo mismo que nos podría haber costado una noche en un hostel y ya le hemos sacado bastante el jugo).

Hospitalidad y redes de viajerxs: dormir en el sofá de locales

Couchsurfing es un sitio que tiene ya quince años y la comunidad crece cada vez más con el único objetivo de compartir y conectar gente de todo el mundo. Si creemos que las fronteras son un problema, esta es una gran forma de desdibujar sus límites. Es más simple de lo que parece: entran a la web, se crean un perfil y comienzan a surfear. Allí encontrarán gente de todo el mundo dispuesta a ofrecer el sofá (y a veces habitaciones enteras) a sus huéspedes, a cambio solamente de compartir un buen rato. También hay eventos y encuentros. Es más fácil encontrar alojamiento siendo una persona y no en pareja, y también es un poco difícil encontrar en las grandes capitales europeas, pero nada es imposible. Hay familias enteras que viajan hospedándose con Couchsurfing, es cuestión de armarse un buen perfil y contactar gente contando de su viaje. La web es completamente gratuita.

No siempre necesitamos de internet para conectarnos con gente dispuesta a prestarnos unos días su sofá. Si ya conocen gente que vive en los lugares que quieren visitar (o algún conocido de conocida, o algo así) no duden en ponerse en contacto. ¡Aunque no se hablen hace siglos! Las personas migramos, nos movemos, y somos seres sociales. A nadie le ofenderá un mensajito después de mucho tiempo sin estar en contacto, y más si es gente que se ha mudado de país, siempre es lindo recibir noticias desde casa. Entonces, contacten a quienes puedan y cuenten sus planes, siempre habrá alguien dispuesto a ofrecer un rincón de su casa para que pasen algunas noches. Hemos tenido experiencias hermosas en casas de amigxs de amigxs en Berlín, Múnich, París, Londres y otras ciudades carísimas, que de otro modo tal vez ni hubiésemos podido visitar.

Couchsurfing: alojamiento barato en Europa
Quedarse en el sillón de alguien a quien no conocemos pero nos abre sus puertas, puede ser una experiencia inolvidable. Compartir e intercambiar conversaciones, comidas y eventos en la intimidad de un hogar es algo único. Acá estábamos preparando el mate a pleno rayo de sol en Munich 🙂

HouseSitting: cuidar casas o animales

Aún no hemos probado esta opción, pero estamos ansiosxs por experimentarlo. Hay varios sitios como Trusted Housesitters o Mind My House que cobran una suscripción anual tanto para lxs dueñxs de casa como para lxs viajerxs. Una vez que pagan la suscripción, pueden armarse un buen perfil y comenzar a buscar gente que deje sus casas por las vacaciones y necesite alguien que la ocupe, sea para no tenerla vacía o porque necesitan alguien que alimente los animales que allí viven.

Probablemente recuerden la película The Holiday o El descanso, donde Kate Winslet y Cameron Diaz hacen un intercambio de casa. A ambas les fue bastante bien, ¿no? ¡Animarse es el primer paso!

¿Han probado alguna de estas opciones? ¿Cuál es su preferida a la hora de viajar? No duden en escribirnos si tienen algún comentario o consulta, ¡les leemos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Sumate a nuestro newsletter!Recibí todas nuestras noticias e ideas para tu próxima aventura