Envuelta en una mística muy propia, la ciudad de Barcelona tiene todo lo que cada clase de turista puede desear: amplias playas, parques naturales, una fértil escena cultural, grandes mercados de gastronomía local, paseos de compras, incontables monumentos históricos y una historia de más de dos mil años que se respira a cada paso en sus calles. Sin embargo, una visita corta a Barcelona puede hacernos caer en lugares comunes: aquellos espacios atestados de gente, donde el mejor recuerdo que podemos llevarnos es un imán para la heladera. Por eso les dejamos nuestra pequeña guía para conocer otra Barcelona: la ciudad alternativa en la que podrán vivir una experiencia única y diferente.

Éste es nuestro paso a paso para ver todo eso que queda oculto detrás de las altas torres de la Sagrada Familia.

Barcelona vista desde el Tibidabo
Barcelona vista desde el Tibidabo

Hospedaje: Gràcia

No tenemos dudas sobre nuestro barrio favorito de Barcelona: la villa de Gràcia es uno de los distritos con más identidad de la ciudad, con hermosas calles estrechas y pequeñas plazas secas que hacen a la vida diaria del barrio.

Las calles de Gràcia

Originalmente un pueblo en las afueras de la ciudad de Barcelona, desde el siglo XIX los planes urbanos de ensanche lo incorporaron a la trama de la ciudad, gracias a lo cual hoy en día podemos distinguir tan claramente el carácter de sus calles estrechas, a diferencia de las grandes manzanas y amplias avenidas del barrio del Eixample, que une a Gràcia con el casco histórico.

Gràcia es un sector de la ciudad en el cual todo sucede estos días: bares, comidas locales, cines, teatros, librerías y multitudes de proyectos independientes pueblan sus calles. Una de nuestras librerías favoritas se encuentra en este barrio:

Botellón en Plaza del Sol

Caminarlo de día o de noche es toda una experiencia. Además, es sumamente fácil desplazarse. Se encuentra a 20′ a pie tanto de Plaza Cataluña como del Parc Güell, y es fácilmente accesible con metro. La Plaça de la Vila de Gràcia y la Plaça del Sol son lugares de encuentro, donde podrán ver vecinos tomando su café por las mañanas, niños jugando durante la tarde y jóvenes haciendo botellón por las noches.

A diferencia de otros barrios bastante más turísticos, en Gràcia podrán encontrar hospedajes más accesibles. Podrán comparar hostels en hostelworld.com, donde encontrarán hospedajes baratísimos, o quizá la prefieran encontrar su propia habitación o departamento en booking.com. Ambos sitios los ayudarán a elegir ubicaciones y decidir el precio que más les convenga.

Para encontrar el tipo de hospedaje que más te guste por el precio más bajo, armamos esta guía detallada con todo tipo de alojamientos en Europa, ¡dale click y encontrá tu lugar favorito!

Barcelona junto al mar: Poblenou

Nuestro segundo barrio favorito de Barcelona. Un poco más alejado del centro, éste sector de la ciudad solía ser hogar principalmente de industrias y talleres. Gracias a las grandes renovaciones urbanas que acompañaron a los juegos olímpicos de Barcelona ’92, este distrito se integró fluidamente a la costa del mar Mediterráneo, y Barcelona ganó kilómetros de playas que hoy en día son fácilmente accesibles desde la ciudad.

Barcelona alternativa: el mercado de Palo Alto

La rambla del Poblenou concentra sus bares y restaurantes más tradicionales (y al final de su recorrido, ¡llegamos al mar!) Sin embargo, la zona también se ha ido poblando de jóvenes emprendedores y espacios alternativos, como el espacio de la fundación Palo Alto, un centro de creación cultural y artística ubicado en una antigua fábrica de hilo de lana.

Algunos de nuestros puntos favoritos en Poblenou:

L’Ovella Negra Marina, sucursal del famoso bar, ubicada en un antiguo galpón industrial de 2000 metros cuadrados, con infinidad de mesas y juegos, ideal para compartir unas cañas y papas bravas con amigos y amigas a muy buen precio.

Café y vida vegetal en Espai Joliu

Espai Joliu, un cafecito que también es vivero, su interior nos encanta para sentarse a trabajar y escribir un rato, o simplemente disfrutar del café en compañía de su abundante vegetación.

Chiringuito Origen en la playa Nova Marbella

Chiringuito Origen, por sus precios puede considerarse un pequeño lujo, pero su ubicación sobre la playa lo vale. Un buen lugar donde sentarse a disfrutar de una caña acompañada del sonido de las olas, sobre nuestra playa favorita: Nova Marbella.

Naturaleza: El Tibidabo

Barcelona desde el Tibidabo

La ciudad de Barcelona tiene abundancia de espacios verdes: El Parc de la Ciutadella, las faldas del Montjuic, los parques junto al mar del Poblenou. Sin embargo, hay mucha más naturaleza en los montes que rodean la ciudad. Una de las salidas más accesibles es el parque del Tibidabo: un cerro detrás del barrio de Gràcia donde se aloja el Temple Expiatori del Sagrat Cor, un gran templo cristiano que es fácilmente visible desde toda la ciudad, y un amplio parque de diversiones para grandes y chicos. La entrada al parque es gratuita y cada juego es pago de manera independiente, por lo cual se lo puede recorrer y disfrutar de las vistas sobre toda la ciudad y la espesa arboleda de las faldas del cerro. Se puede subir al Tibidabo en funicular, pero la alternativa ideal para bajar es recorrer sus caminos a pie entre los árboles, que lentamente nos llevarán hacia las calles de la ciudad y las estribaciones del Parc Güell.

Barcelona cultural: Filmoteca de Catalunya

Uno de los puntos más interesantes del barrio de El Raval es la filmoteca. En este centro cultural los cinéfilos y cinéfilas no sólo encontrarán una programación alternativa estelar (con proyecciones en idioma original) y una hermosa biblioteca en la cual perderse, los eventos son cotidianos si son afortunados pueden pasar a tomar unas cervezas y mezclarse con el mundo intelectual del cine. Allí tuvimos la posibilidad de asistir a la Mostra internacional de films de dones (Muestra Internacional de Cine de Mujeres) que se estaba programando el festival en sus salas. Allí no sólo vimos películas, sino también presenciamos encuentros con las directoras Cecilia Bartolomé y Xiana do Teixeiro y cerramos una de las sesiones con un cocktail donde artistas, organizadoras y público compartimos una cerveza y charla.

Antiguo Bar Marsella

No olviden visitar el sitio web de la Filmoteca y también el de la festival de cine de mujeres para consultar la programación y los eventos, darse una vuelta por allí y terminar la velada en el bar Marsella, el más antiguo de Barcelona, que se encuentra justo enfrente. Este lugar sigue funcionando desde hace 200 años (en su aspecto claramente se nota) y es aún hoy famoso por ser el lugar donde Hemingway y Picasso ingerían absenta. En el presente ésta es la principal bebida servida en el recinto, por lo cual ahí pueden darse el gusto de revivir la atmósfera de una Barcelona bohemia.

Otro dato esencial: todos los martes a la noche, en el barrio del Born, pueden asistir a un evento especial de open mic organizado por Las Pibas Producen, una plataforma de gestión cultural que incentiva la presencia de mujeres e identidades disidentes en la industria musical. Hay mucha buena vibra, cerveza barata y artistas rotando en cada evento. Estén atentos a las fechas y la ubicación del evento.

Noche de tapas: Carrer de Blai

El barrio de Poblesec, entre El Raval y las estribaciones del Montjuic, es más bien residencial y no presenta ningún atractivo especial… excepto en su calle más encantadora, el Carrer de Blai.

Se trata de 500 metros de un sendero peatonal, donde los bares se apilan uno al lado de otro, ofreciendo pintxos a 1€ y cerveza a muy buen precio. Ideal para ir con amigos y sentarse en una mesa al aire libre, o para ir solo, sentarse en la barra y hacer amigos en el momento. Recomendamos llegar temprano, porque los bares suelen llenarse rápidamente.

Así que, para cerrar su día de paseo catalán, elijan a gusto el bar que más les plazca (o el que tenga un asiento disponible) y dense una buena panzada de tortilla de patatas.


Bonus Track: Mercat de Sant Antoni

El mercado de Sant Antoni, una alternativa para los fanáticos de las ferias

Para todos aquellos y aquellas que también disfruten de hurgar entre pilas y pilas de libros usados, todos los domingos pueden acercarse a participar de un ritual de la ciudad: el mercado de Sant Antoni. Verán largos galpones llenos de libros usados, películas, postales, cómics, cartas de colección y de todo un poco. Bajo las grandes naves de hierro y en las veredas del barrio verán puestos por doquier, así que podrán elegir la temática y el rango de precios que a ustedes les interese. Atención, porque hay que levantarse temprano: los puestos están abiertos de 8:30 a 14:30, pero valdrá la pena. Si se toman su tiempo de buscar, siempre encontrarán algún tesoro escondido.

Si han estado en Barcelona, ¿cuáles son sus lugares favoritos donde escapar a las multitudes? No duden en escribirnos o dejarnos un comentario.


¿Cómo llegar?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.