Ir a Croacia es una experiencia inolvidable, pero hay que tener muy claro el tipo de viaje que se desea hacer para no caer en el lugar equivocado. Si están en busca de una playa o isla donde pasar algunos días descansando y flotando en el mar, Korčula es sin dudas una gran opción. A continuación les contamos cómo llegamos a este fantástico paraíso en el Adriático que resultó ser justo lo que buscábamos: una isla tranquila y de bajo perfil.

Isla de Kocula, pueblo Lumbarda. Croacia

¿A qué isla vamos? ¡Vamos a Korčula! dijo nadie nunca.

Googleando playas e islas en Croacia hace unos años, nos encontramos con que todos los caminos conducían a Hvar. Sin embargo no estábamos en busca de glamour, fiestas y gente por doquier. Nuestro presupuesto, las mochilas en la espalda y nuestras ganas nos impedían tomar el ferry con ese destino. Como viajábamos los primeros días de julio, justo antes de la temporada de verano, necesitábamos conseguir algún paraíso alejado de las multitudes ya que sólo queríamos estar en un lugar tranquilo y nadar en el mar. Nuestro anfitrión en Ljubljana (Eslovenia) nos recomendó la isla Korčula, jamás la habíamos escuchado nombrar y no sabíamos ni cómo pronunciarla, pero nos entusiasmamos con la idea de seguir su recomendación.

Croacia históricamente recibe mucho turismo de Hungría, Austria, Polonia y especialmente de sus vecinos eslovenos, con lo cual confiamos en nuestro host y comenzamos la búsqueda. Empezamos por definir que nos quedaríamos en esa isla y e iríamos a uno de sus pueblos sobre la costa, ya que en temporada baja el transporte aún no funcionaba con tanta frecuencia y queríamos estar cerca del mar. Airbnb aún no era tan popular en estos pagos, por lo tanto no fue tan difícil decidir de antemano dónde nos hospedaríamos, no había demasiadas opciones. Elegimos el pueblo Lumbarda porque el hospedaje que encontramos se veía bonito, tranquilo y muy bien ubicado, a unos pasos del agua. Además, el precio por noche era muy bueno.

¿Se preguntan cómo encontrar hospedaje barato en Europa? Tenemos un post dedicado a eso.

Algunos datos: La isla de Korčula está ubicada frente a la costa dálmata de Croacia, es fácilmente accesible en ferry desde Dubrovnik o Split, y más del 60% de su superficie está ocupada por bosques. Empezamos bien, ¿no?

Croacia: Lumbarda, Isla tranquila
Naturaleza Croacia korcula lumbarda

Lumbarda: pueblo de playas y viñedos

Con Lumbarda fue amor a primera vista, porque sí, siempre que se trate de lugares creemos en este término.

¿Cómo llegamos a Lumbarda?

El ferry que tomamos desde Split nos dejó en el centro de Korčula, donde aprovechamos para comer unos crêpes mientras esperábamos el bus que nos llevó hasta Lumbarda. Dicen que allí nació Marco Polo y eso nos marcó el norte, ya nos sentíamos como en casa. Habíamos conversado con nuestra anfitriona previamente a través de la plataforma airbnb y ella nos había pasado los horarios de los buses que nos llevarían hasta su casa (los encuentran haciendo clic aquí). Tomar el bus fue simple aunque no hablábamos el idioma. Esperamos en una pequeña estación a que se hiciera la hora indicada, y una vez que llegó el bus le preguntamos al chofer en inglés por Lumbarda. Pagamos y listo.

Datos: Croacia es miembro desde 2013 de la Unión Europea pero conserva su moneda, la kuna. Para orientarse: 1 euro equivale a aproximadamente 8 kunas. Recomendamos preguntar a su anfitrión o anfitriona si puede acercarse y darles un aventón hasta la casa y así evitarán tomar el bus. En nuestro caso, teníamos indicaciones muy precisas: Bajamos del micro, atravesamos los viñedos, subimos por una calle hasta llegar a la iglesia parroquial St. Rok, doblamos a la derecha y ahí estaba la que sería nuestra casita de ensueño por una semana.

Pueblo Croacia Isla lumbarda
Pueblo Croacia Isla lumbarda
Pueblo Croacia Isla lumbarda

Durante todos estos días no hicimos más que nadar. Allí vimos hermosos atardeceres y el clima es tan perfecto que pudimos refrescarnos en el agua de noche. Las playas de arena son pequeñas, con lo cual nos alejábamos un poco siempre en busca de alguna roca cómoda para echarnos a leer antes de volver al agua.

Playas de Lumbarda

La mejor recomendación que tenemos para pasar unos días en Lumbarda es que busquen un bonito hospedaje y se dejen llevar por las maravillas de la naturaleza, sin demasiado itinerario.

Lumbarda, en la isla de Korcula, Croacia

La playa Bilin Zal se encuentra en la costa norte, allí verán un bonito restaurante ubicado en una estructura que parece ser un fuerte. Lo aclaramos ya que es difícil encontrar sombra en estas playas y la estructura -sumado al toldo del restaurante- son muy útiles al mediodía. En Vela Pržina, al sudoeste de la isla, encontrarán la playa de arena más grande de la zona, también una de las más concurridas. Allí hay un chiringuito ideal para comer o tomar algo.
Uno de los lugares que más nos gustaron es Tatinja, a donde llegan muchas embarcaciones con gente que va a pasar el día. No hay mucho lugar para sentarse pero sí un gran muelle donde dejar el mate y la toalla y zambullirse por horas en sus aguas claras.

Desde ahí hemos visto hermosos atardeceres. Adentrándose en el bosque llegarán hasta la playa Lenga, una propuesta para las y los amantes de las caminatas y muy especialmente de pasar una tarde aislados (¡y sin ropa!).

Pueblo Croacia Isla lumbarda
Croacia: Isla de playa con rocas

Advertencia: En una ocasión nos cortamos los pies por no llevar calzado para entrar y salir del agua en la zona de rocas. Las ojotas no nos sirvieron porque se nos salían en el agua y no queríamos perderlas ya que estábamos haciendo un viaje de tres meses y muy bajo presupuesto. Ya aprendimos la lección: ¡Es fundamental en este tipo de playas rocosas llevar alguna protección para los pies! Ahí fue que entendimos por qué toda la gente llevaba cangrejeras o escarpines de agua. Les dejamos algunos modelos que podemos recomendarles, los precios son económicos y no se arrepentirán de adquirirlos antes de emprender el viaje:

Camino a playa Lenga. Siempre llevamos una cámara instantánea para capturar momentos especiales. Usamos una Instax Mini 8, a veces con papeles blancos, otras veces de colores. ¡Las posibilidades son infinitas!

Si están planeando un viaje a Croacia y quieren pasar unos días en una isla paradisíaca, Lumbarda es el lugar ideal. Si tienen alguna consulta, ¡no duden en escribirnos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.